CONTROLES EN VÍA PÚBLICA DE CIUDADANOS EXTRANJEROS CON FINES PURAMENTE ESTADÍSTICOS

Creíamos que eran cosas que habían sucedido en el pasado, y que jamás se volverían a repetir.

En tiempos del Sr. Alfredo Pérez Rubalcaba, Ministro del Interior, la Policía Nacional en Madrid, y en menor medida en el resto de España, se instrumentalizó para perseguir inmigrantes con un claro fin estadístico. Estos hechos fueron en su momento denunciados por sindicatos policiales y negados por el entonces gobierno socialista, ahora, años después, ya se da por un hecho cierto y asumido.

Hizo falta que cambiara el Gobierno, y en el año 2012 Cristina Cifuentes llegara al a Delegación del Gobierno de Madrid y que impartiese una instrucción para que cesaran las identificaciones masivas de inmigrantes.

Pues bien, aunque las segundas partes nunca fueron buenas, en la ciudad de  Vitoria-Gasteiz nos encontramos en una misma situación. Los agentes se ven obligados a efectuar un número de identificaciones y/o detenciones de inmigrantes por estancia ilegal, comúnmente conocido en el argot policial como “paloteo”.

Es decir, las actuaciones policiales se concentran en un altísimo porcentaje en las personas inmigrantes, siendo así que en Vitoria-Gasteiz dicha población representa apenas el 12% de las residentes, y sin embargo la inmensa mayoría de las personas identificadas y/o detenidas son de origen inmigrante.

Ante esta situación, vuelven a negar la mayor los políticos, y vuelven las denuncias sindicales por estas actuaciones. Otra vez con un gobierno progresista, otra vez con un ocultismo propio de otra época, otra vez con presiones políticas para realizar dispositivos policiales en búsqueda de una absurda estadística, dispositivos no solo alejados de todo protocolo policial, también alejados de toda ética.

La situación está ya en conocimiento del Defensor del Pueblo, que tristemente ve como se repite una vez más lo que en sucesivos informes anuales ha puesto de manifiesto: la realización de controles policiales determinados por perfiles étnicos y raciales continúa siendo motivo recurrente de queja.

Nos entristece profundamente que estas situaciones se produzcan, teniendo que llegar a estas denuncias ante Altas Instituciones del Estado como la Oficina del Defensor del Pueblo, y nos sobrecoge porque se podría llegar a afirmar que los Policías Nacionales están conformes con este tipo de prácticas, y la realidad es todo lo contrario, los Policías Nacionales están completamente en contra de cualquier tipo de arbitrariedad o discriminación, sea del tipo que sea, están comprometidos con el respeto a los derechos de todas las personas, y son sólo las instrucciones de algunos, afortunadamente los menos, las que propician estas prácticas no deseadas. Precisamente por esa oposición de los Policías Nacionales a este proceder es por lo que hemos decido dar el paso y denunciar públicamente estos procedimientos, para que, de una vez por todas, se  desarrolle un nuevo modelo policial que abandone viejas y obsoletas prácticas y se ajuste a las nuevas realidades delincuenciales y a las demandas de seguridad emergentes, siempre desde el punto de vista científico-policial que proporciona la suma de experiencia y conocimientos técnicos y académicos.